¡No más muebles arañados! Soluciones para evitar que tu gato arañe los muebles.

Para evitar que un gato arañe el sofá es fundamental, primero, entender por qué lo hace y actuar en consecuencia. En general, los felinos suelen llevar a cabo esta conducta como forma de marcaje, para limar sus uñas o como efecto del estrés, la ansiedad o el aburrimiento. Una vez identificado el motivo, se deberá llevar a cabo una serie de técnicas y pasos que ayuden al animal a redirigir su conducta hacia los objetos adecuados y, en los casos de estrés, combatir esta tensión.


¿Por qué mi gato araña el sofá?


El lenguaje felino es complejo y debemos aprender a interpretarlo para mejorar la convivencia y cubrir todas las necesidades del animal. En este sentido, un gato puede arañar el sofá u otros muebles por dos motivos principales: marcaje y limado de uñas. Cuando un felino no dispone de los recursos necesarios para mantener sus uñas en perfectas condiciones, es normal que busque superficies adecuadas para desgastarlas y, a la vez, ejercitarse. En general, cuando se trata de este motivo, el gato araña el sofá erguido, es decir, en posición vertical, estirando por completo la espalda. Así mismo, este mismo ejercicio puede llevarlo a cabo para estirar la musculatura. El marcaje, como el acicalamiento, forma parte de la naturaleza del gato y puede hacerlo por motivos de territorialidad, por estrés o por ambas razones.


Si el gato araña el sofá para limar sus uñas o como ejercicio de estiramiento será fácil guiarlo hacia un objeto adecuado para estos fines; el problema real reside cuando lo hace por marcaje. Los gatos son animales muy territoriales por naturaleza, y tienen tres formas distintas de marcar: con la cara, las uñas o la orina. El marcaje con orina puede tener distintos orígenes y, por ello, recomendamos consultar el artículo “¿Por qué mi gato orina en todas partes?”. El marcaje facial no se suele asociar a algo negativo por parte de los tutores, puesto que no deja marca visible e, incluso, es agradable cuando el gato frota su cara con objetos, animales o personas para dejar una marca olfativa y asociar todo lo marcado como parte de su territorio.


Ahora bien, los arañazos en lugares no deseados sí preocupan a los tutores y para corregirlos es importante entenderlos. Los gatos marcan su territorio mediante arañazos por dos razones: para dejar una marca olfativa y otra visual. Ambas marcas indican al resto de animales que ese territorio le pertenece. En general, los arañazos suelen ser verticales y las zonas marcadas siempre las mismas, puesto que estos animales escogen zonas estratégicas para ellos para limitar y marcar su territorio. Conforme araña nuevamente el sofá, las marcas se hacen más profundas y, por ende, más visibles. En cuanto a la marca olfativa, ocurre lo mismo. A través de las glándulas sudoríparas de las almohadillas de sus patas emiten feromonas que depositan mediante los arañazos, es por este motivo que los gatos sienten la necesidad de arañar. No lo hacen para molestar a sus tutores, como muchos creen, lo hacen por puro instinto. Pero, ¿se puede corregir? Sí, los arañazos no se pueden eliminar pero sí se pueden redirigir hacia los objetos deseados para ello.


Ya conoces por qué los gatos arañan el sofá, y a continuación vamos a explicar cómo redirigir esta conducta para evitar que el tuyo siga haciéndolo en los muebles.